Para qué sirven las vacunas y su importancia en nuestras mascotas.

Cuando compramos o nos regalan un cachorro queremos sacarlo a pasear por el barrio para que todos lo vean o hacerlo convivir con perros más grandes para que jueguen, esto se debe evitar. Se debe aceptar y entender que nuestra nueva mascota debe permanecer en casa hasta que halla recibido todas las vacunas para su protección.

Cuando nacen los cachorros, y reciben leche materna esta les trasmite protección contra enfermedades, después del mes y medio de vida esta inmunidad disminuye y pueden enfermarse con mucha facilidad por que su propio sistema inmune todavía no es capaz de protegerlo como es debido.

La vacunación de los perros y gatos debe considerarse una práctica de prevención terapéutica obligatoria, hay que resaltar que es mas económico prevenir una enfermedad que tratarla ya diagnosticada. Recordemos que debe estar en manos del veterinario el evaluar las condiciones fisiológicas de nuestra mascota, su hábitat, la posibilidad de contacto con otros animales y su historia inmune para decidir que tipo de vacunación aplicar.

Actualmente los laboratorios han fabricado vacunas que en una sola dosis proveen inmunidad para varias enfermedades como Parvovirus, Distemper canino (Moquillo), Hepatitis, Coronavirus, Leptospirosis, estas son conocidas como vacunas múltiples. Algunos médicos veterinarios usan las vacunas por separado, aunque ahora esta plenamente demostrado que las nuevas combinaciones son totalmente eficaces, además con ello disminuye el estrés de continuas inyecciones y visitas al veterinario. Una vez obtenido un buen nivel de inmunidad con las vacunaciones durante el primer año de vida (considerando primera dosis y refuerzo) se recomienda la revacunación con una dosis anual y de por vida.

La primera aplicación de vacuna antirrábica en el perro, puede aplicarse a partir de los cuatro meses de vida cuando ya esta empezada su vacunación. La segunda dosis debe administrarse justo al año de aplicada la primera y después repetir al año y de por vida.

Recordemos que inmediatamente al adquirir una mascota, lo recomendable es visitar al veterinario, después cada 6 meses para revisar el estado de salud de nuestra mascota. No olvides que la responsabilidad de vacunar a tu mascota es tuya.

Los nunca jamás:
– Sacar a tu perro sin vacunar a la calle, lo expones a muchas enfermedades, entre ellas el Moquillo y Parvovirus, las cuales son altamente mortales.

– Si en tu casa murió una mascota de Parvovirus o Moquillo, evita tener un cachorro sin vacunar por lo menos en los próximos doce meses, estos virus sobreviven periodos extensos en suelo y paredes, sin importar cuánto limpies.

– No adquieras cachorros en las calle o antes de que cumplan un mes de vida, recuerda que estos pueden venir enfermos.

– Jamás pierdas la cartilla de vacunación, es un documento vital para tu mascota.

– Jamás olvides esto: tú no quieres que tu mascota se enferme y verla sufrir.